TAIWAN: Un romance corto con Taipei


Los romances más intensos suelen ser cortos e inesperados. Esta historia de amor fue exactamente así: corta, inesperada e intensa. Uno de los trucos para volar barato al otro lado del mundo, es hacer escalas y en esta ocasión, mi escala fue en Taipei. Atraída por el misterio que Taiwan era para mí, decidí alargar mi estancia y salir del aeropuerto un par de días para descubrir los mejores rincones que esta ciudad tiene para ofrecer. ¿El reto? Hacerlo en sólo dos días. GUÍA PARA ENAMORARSE DE TAIPEI EN MENOS DE DOS DÍAS RECUERDA EL PASADO China tiene a Mao y Taiwan tiene a Chiang Kai Shek. Los dos son figuras controversiales en la historia; amados y odiados al mismo tiempo por millones. Sin meterme en críticas políticas ni datos históricos, algo que tienen en común son sus magnificos memoriales. El recorrido por Taipei, empieza aquí: en el Memorial Hall de Chiang Kai-Shek. La bienvenida la dan cinco arcos blancos con techo azul, caminas por un corredor hasta llegar a una torre de los mismos colores, subes las escaleras y ahí está, Chiang Kai Shek sentadito en tamaño gigante siendo fotografiado por todos. Lo más bonito es el edificio, la caminata y el blanco. El blanco de las escaleras, el blanco del del piso, el blanco de las paredes, el blanco de los arcos… El blanco es lo más bonito.

DESCUBRE DRAGONES Y DISEÑADORES LOCALES El siguiente punto, el Templo de Longshan. Uno de los templos más famosos (y llenos) de la ciudad en donde se combinan rezos budistas, taoistas y confucianistas. Entre sus paredes se encuentran cientos de dragones y aves fénix que cuidan el recinto. A pesar de la cantidad de gente, es una parada obligada y bastante apreciada en esta escala que comienza a volverse un romance. Taipei tiene algo que enamora, paso a paso, templo a templo.

Una parada interesante es Huashan 1914 Creative Park; te alejas un poco del centro por lo que puedes ver otro barrio de la ciudad y descubres esta vieja fábrica que ahora alberga galerías de arte, restaurantes y tiendas de diseñadores locales que te volverán loca de la emoción y triste por no ser millonaria. Eso sí, seguro sales con un detallito. Puede que te toque ver un concierto, la apertura de una expo o alguna otra cosilla, es un espacio en donde siempre hay algo que ver, comer y beber. Un par de horas bien aprovechadas conociendo una esquina distinta de Taipei.

VE AL CIELO Y DE REGRESO Soy de las que creen fielmente que una visita, al lugar que quieras, no está completa si no la ves desde las alturas. Y la forma de ver Taipei desde las nubes, es desde el Taipei 101: el único rascacielos de la ciudad. Si organizas bien tu tiempo, lo ideal es que estés aquí durante el atardecer, con suerte tendrás el cielo despejado y podrás ver toda la ciudad. La entrada es cara y es lo más turístico de la ciudad, pero la vista vale la pena (revisa bien el clima antes de subir). El elevador en sí mismo es una locura por la rapidez con la que sube y arriba hay una tienda de helados ricos (dato curioso que quería dar y no sabía cómo).

El otro mirador es Elephant Mountain Trail, si sólo quieres hacer uno, este es gratis, es cansado y a mi gusto es más bonito. Por el clima tropical que te hace sudar más de lo normal, recomiendo madrugar y ganarle al calor o subir antes de que anochezca. Es un camino empinado (muchas escaleras) y te toma más o menos media hora llegar hasta la cima. Es uno de los mejores sitios para ver la ciudad y lo mejor, admirar el Taipei 101. Si lo haces al anochecer, Taipei te despedirá con su atardecer y sus luces. Planea bien y revisa el clima durante el tiempo que estés por acá, para que puedas decidir cuándo es mejor para ti dejar que Taipei te lleve al cielo y de regreso.

SAL A CENAR La mejor comida de Taipei se esconde en los mercados nocturnos, uno de los más famosos es el de Shilin. Encontrarlo es parte de la aventura ya que está pegado a un mercado tipo tianguis enorme y lleno de gente. Si acabas por acá, respira profundo y logra ver la luz tras los miles de puestos de camisetas y recuerditos. Ya que sientas que estás cerca, baja las escaleras, la sección de comida de Shilin Night Market está justo ahí (y creo que es un fórmula que aplica a todos los mercados de comida). Dale una vuelta y elige el lugar que más llame tu atención. Yo elegí uno en donde puedes ver cómo cocinan tu comida gracias a que la plancha está ahí mismo, eliges un paquete (combinaciones de carne, mariscos y verduras) y lo preparan frente a tus ojos. Una de-li-cia. Gracias al gran transporte público de la ciudad, recorrer Taipei en dos días es posible. ¿Mi recomendación? Quédate semanas, alarga el romance y recorre todo el país. Ay, Taipei. ¿Cuándo nos volveremos a ver?

VENGANZAS RELACIONADAS

Shut up & follow me

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
  • Pinterest - Black Circle

© TRAVENGE