Dile adiós a la década desde el cielo

Nadie lo puede negar: lo más bonito de diciembre es la sensación de poder reinventarnos. Decirle ♫ Bella Ciao, Bella Ciao, Bella Ciao Ciao Ciao ♫ a nuestra 'yo' del pasado –esa que no cumplió los propósitos de enero, que se estancó en la rutina, que no renunció al trabajo que odia para viajar por el mundo, que vio a escondidas a su ex, que no ahorró para el futuro, que no dejó de beber y que sigue sin poder pararse de cabeza en su clase de yoga porque solo fue una vez en el año– para decirle Hello You a esa nueva versión de ti misma que cumplirá todos su sueños en los próximos 365 días (sin presiones).

Ahora, ¿cómo darle la bienvenida a esa nueva 'tú' que viene en camino? Llévala a cenar a 45 metros de altura en el corazón de la Ciudad de México. Dinner in the Sky llegó a Campo Marte.

Del 28 de noviembre al 28 de diciembre, el cielo te recibe para desayunar, comer o cenar en Campo Marte. La vista es insuperable: el skyline de la ciudad y el Auditorio Nacional posan para la foto y la invitada de honor es la bandera más grande de México a lado tuyo. Hasta sientes que la puedes tocar.

¿De qué va esta experiencia? Una grúa eleva a 22 personas a 45 metros de altura y desde ahí, el chef Álvaro Vázquez y su equipo te consienten con platillos deliciosos y tres o cuatro copas para maridar y brindar.

Álvaro, además de ser un gran anfitrión entre las nubes, ha pasado por las cocinas de Astrid y Gastón, Virigilio Martínez y Enrique Olvera (nada mal). Sus raíces son peruanas pero su corazón ya es mexicano.

El menú que presenta es un viaje por México. Inicia en Puebla con su interpretación de una cemita poblana: milanesa vegetal, crocante de res, chipotle, emulsión de pápala y quesillo, acompañada de una chela clara bien fría. La siguiente parada es en Oaxaca con un atún sellado con cenizas de chiles, mole verde de quelites, coliflor asada con chile morita, crema de chapulines y una copa de vino blanco. Después, Monterrey y el sabor de una carne asada con infusión de carbón, adobo rojo con chile de monte, col rostizada, umami y aioli de carbón vegetal (spoiler alert: extrañarás el aioli de carbón en cada carne asada que asistas para siem-pre) y claro, una copa de tinto. ¿Y para el postre? Chiapas mi amor y un mousse de guayaba, chocolate de origen, crema de café, nibs de cacao, infusión de jamaica y un mezcal.

Un viaje culinario por México y con vista de pájaro de la CDMX.

El mejor plan para cerrar no solo el año, sino la década. Reinvéntate y #DejaLaRutinaEnLaTierra

¿Te apuntas?

👇

www.dinnerinthesky.com.mx

VENGANZAS RELACIONADAS

Shut up & follow me

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
  • Pinterest - Black Circle

© TRAVENGE